“No hay un cielo más azul

que aquel que descubres con el primer viento

de la mañana placida de la infancia.

No hay paredes más bonitas

que las que aún se desconchan

contando nuestra historia del pasado.