San Martín de Trevejo. Fotografías evocadoras

“Pensastis un dia que me cuñocias,
que a seguridai da rutina
había apagau a miña via.

Pensastis un día que te iluminaba,
Cuandu a o camiñal por as miñas callis despaciñu
te destis conta da miña forza.

Azulis, verdis i coloraus mezclaus
con os coloris da terra
que subin por as miñas parés.”

“Pensaste un día que me conocías
que la seguridad de la rutina
había apagado mi vida.

Pensaste un día que te iluminaba,
cuando al caminar por mis calles despacio
te diste cuenta de mi fuerza.

Azules, verdes y rojos mezclados
con los colores de la tierra
que suben por mis paredes.”

SAN MARTIN FACHADA LADRILLOSSAN MARTIN FACHADA ILUMINADASAN MARTIN PUERTA ROJA LEONORSAN MARTIN HELECHO VERDESAN MARTÍN FACHADASSAN MARTIN PLANTA ROSASAN MARTIN PERSIANASAN MARTIN FACHADA BARRO RESPLANDORSAN MARTIN VENTANA MAGICASAN MARTIN FACHADAS BARRO MADERASAN MARTIN VENTANA HOJAS SAN MARTIN CALLEJONSAN MARTIN ENREDADERA MADERASSAN MARTIN ENREDADERASAN MARTIN LEONOR ENREDADERA BNSAN MARTIN HIERDRASAN MARTIN MACETEROSSAN MARTIN BALCON BN CORTINILLASAN MARTIN HIERROSAN MARTIN PUERTAS AZULES SOLASSAN MARTIN PUERTAS AZULESSAN MARTIN LEONOR PUERTA AZULSAN MARTIN HELECHOSAN MARTIN VENTANA AZULSAN MARTIN CALLESAN MARTIN ROPA TENDIDASAN MARTIN BALCON AMARILLOSAN MARTIN BALCONSAN MARTIN BALCON BN SAN MARTIN VENTANA FLORES AMARILLASSAN MARTIN BALCON MADERA SAN MARTIN CALLE BNSAN MARTIN FACHADAS MADERASAN MARTIN FACHADA PERSIANASSAN MARTIN VENTANA VERDESAN MARTIN BALCON VERDE SAN MARTIN FACADA BLANCA RESPLANDORRSAN MARTIN CORAZONSAN MARTIN VENTANA PEQUEÑASAN MARTIN FACHADA CASA BLANCA BN SAN MARTIN LEONOR CHORRITOSAN MARTIN RETRATO LEONORSAN MARTIN CASETA RIO BNSAN MARTIN FACHADAS BLANCAS SAN MARTIN PLANTA ROJASAN MARTIN CALLE AGUA SAN MARTIN PORTON MADERA SAN MARTIN PORTON SAN MARTIN PORTON BN SAN MARTIN PLANTA BN

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Paricía que diba a chovel, mais o sol sei sin permisu unha mañán que empezó sumbría, comu sueli pasal nestis ceus generoxus.

Quizás esti sea un dus pueblus mais visitaus de esta zona, comu turista ei tamen o había contemplau mais d´unha ve. A belleza reccorri tos os seis rincós, te guías con o suniu tintineanti do agua que dividi a calli en dois, i cuandu crees que ia nun poi habel sorprexas, te das conta que na callejuela na que nun hai seida un texoiru ocultu que poica xenti discubriría asoma tímidu.

As callis pricipais están cuidás a o detalli, a belleza se escondi a os oius de quin nun quel vel en cualquer rincón, nas ramas do arbul que nacei salvaixi na urilla do ríu, na ventán por a que ia naidi se asoma, na lu que cega a cámara descará, en un cheirol que te transporta a tempus pasaus.

Parecía que iba a llover, pero el sol salió sin permiso una mañana que empezó sombría, como suele pasar en estos cielos generosos.

Quizás éste sea uno de los pueblos más visitados de esta zona, como turista yo también lo había contemplado mas de una vez. La belleza recorre todos sus rincones, te guías con el sonido tintineante del agua que divide la calle en dos, y cuando crees que ya no puede haber sorpresas, te das cuenta que en la callejuela en la que no hay salida un tesoro oculto que poco gente descubriría asoma tímido.

Las calles principales están cuidadas al detalle, la belleza se esconde a los ojos de quien no quiere ver en cualquier rincón, en las ramas del árbol que nació salvaje a la orilla del río, en la ventana por la que ya nadie se asoma, en la luz que ciega la cámara descarada, en un olor que te transporta a tiempos pasados.

Guardar

Guardar

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.